¿CÓMO FUNCIONA?

Cada equipo Frescaire está equipado con un intercambiador de calor. Cada intercambiador consiste de numerosas placas. El exterior de estas placas (con un espesor de pared de aproximadamente 0,1 milímetros) está recubierto de un material higroscópico que absorbe la humedad por capilaridad.

 

Durante el proceso de refrigeración, el aire  del exterior es conducido  mediante aspiración al sistema Frescaire, siendo el agua el único refrigerante durante todo el proceso. Hasta 1 / 3 del aire  aspirado se utiliza como aire de proceso.

 

El aire de proceso elimina la humedad que se evapora desde esta capa en el exterior  por capilaridad. El proceso de evaporación enfría la pared del intercambiador interno, haciendo que el aire del interior de las placas sea indirectamente enfriado y a su vez refrigerado por la propia circulación del aire. De este modo se enfría el espacio deseado.

 

El grado de enfriamiento del sistema Frescaire es parcialmente dependiente de la humedad absoluta del aire aspirado y no tanto de la temperatura exterior, al contrario que el resto de los sistemas  convencionales de refrigeración.

 

presentaciones con más información

Copyright  Frescaire | 2014